Joy Laville (1923)

La pintora Joy Laville, nacida en la Isla Wight, Inglaterra en 1923, se trasladó a México con objeto de cursar lecciones de pintura en el Instituto Allende de Guanajuato animada, además, por el deseo de permancecer una temporada en una villa pequeña, pintoresca y de clima cálido o templado. Ella provenía de Canadá, país en que vivió de 1947 a 1955. y llegó a México en 1956.
Durante su estancia en San Miguel de Allende coincidió con el pintor de origen suizo Roger von Gunten, también amalgamado al mundo mexicano, y esto sería decisivo en la manera en que sintetizó y combinó los elementos visuales en el soporte. Estos elementos siempre son pocos, aluden a la figura, prescinden de la mímesis y obedecen por lo común a una paleta clara, luminosa y a la vez de efecto opaco.
Dueña de un peculiar sentido del humor propio de los ingleses, se unió en matrimonio a Jorge Ibargüengoitia y permanecieron juntos hasta el fatal avionazo en España que privó de la vida a este último.
Uno de los críticos que con más fortuna ha abordado el arte de Laville es Juan García Ponce, quien en 1977 escribió: Cuando en los cuadros de Joy Laville aparecen figuras humanas su presencia tiene siempre un caracter fundamentalmente plástico. Sus formas son tan puras y sugestivas como las de cualquier otro elemento natural, tienen el mismo valor que una palmera, una flor, un mueble, todos los objetos de los que se sirve la para entregarnos la poderosa encarnación de su propio espacio y a través de ese espacio revelarnos la belleza del mundo. Esto quiere decir que las formas en Laville son ante todo elementos plásticos y que sus cuadros no se refieren más que a sí mismos. Se sostienen por medio del color y la forma y, aunque evocan ambientes, no pretenden ser narrativos. Ella ha sido por mucho tiempo pintora de la Galería de Arte Mexicano y fue a instancias de Inés Amor que presentó una muestra individual en 1967. De entonces a la fecha ha tenido múltiples exposiciones en dicho recinto. También ha participado en trascendentes exposiciones colectivas como las tan discutidas Confrontación 66 y Confrontación 86 en el Museo del Palacio de Bellas Artes, sitio donde expuso individualmente en 1985, Paisajes, interiores y figuras. Veinte años en México En distintas galerías de Canadá y los Estados Unidos se ha conocido a esta artista, cuyas obras son buscadas y apreciadas por un buen número de coleccionistas. Sus cuadros, ya sean paisajes o interiores tranquilos, íntimos y si se quiere silenciosos, producen en el espectador sensaciones de paz y alegría. La materia misma de su pintura es tenue y delgada,
acorde con la paleta alta (clara-leve) que ella
privilegia. en Actualmente vive y trabaja en Cuernavaca.

bulletObra Disponible